Las mejores marcas...
Descubrir

Omorovicza, ¿Por dónde empezar?

Omorovicza, ¿Por dónde empezar?

La marca Omorovicza se lanzó hace casi 10 años y es de origen húngaro. Si bien es cierto que la cosmética húngara no parece tener el mismo caché que la de otros países, sus aguas termales se descubrieron hace 2.000 años y son conocidas por sus propiedades curativas que mantienen la piel joven y tersa. El truco está en que, dada su situación geológica, el agua absorbe más minerales y por lo tanto aporta más beneficios a la piel.
Los creadores admiten que conseguir una gama de productos que contengan los beneficios de las aguas ha sido un verdadero reto, ya que para que la piel se cure a si misma los minerales tienen que absorberse en las capas más profundas de la piel. Así surgió la Transferencia Hydro Mineral (Hydro Mineral Transference™), un sistema que facilita la absorción de minerales de las aguas termales de Budapest. ¿Cómo funciona? Este sistema captura los minerales en su forma original, reconfigura su estructura molecular en un estado que el cuerpo reconoce, y los entrega a las capas más profundas de la piel para que tengan un efecto más eficaz. La piel queda suave, hidratada y visiblemente rejuvenecida.
Omorovicza utiliza alternativas naturalmente derivadas a los ingredientes sintéticos tradicionales, y la marca está particularmente orgullosa de que sus productos no contengan parabenos, siliconas, colores y fragancias sintéticas, petroquímicos, polietilenglicol ni sulfato laurato de sodio. Sin embargo, sí que contiene vitamina C, aceites esenciales, 22 minerales y otros ingredientes naturales de diferentes puntos del planeta.
En Lookfantastic hemos probado varios productos de la marca, por lo que decimos la verdad cuando aseguramos que los productos valen mucho la pena. En el equipo hay chicas con veintitantos, tocando la treintena y a medio camino entre los 30 y los 40; de piel seca, mixta y sensible, así que hablamos desde una variedad de puntos de vista con diferentes requisitos. El equipo ha escogido sus productos favoritos y vamos a explicar el por qué.

Belén – El bálsamo limpiador

Te lo aplicas en seco y tiene una sensación aceitosa. Lo distribuyes por todo el rostro, incluso los ojos, y si sabes hacerte masajes faciales mucho mejor. Luego añades un poco de agua tibia y el producto se transforma en una leche. La manopla que nos dieron es súper mona y retira el producto con facilidad, pero un paño de agua caliente también sirve ya que actúa como un exfoliante suave.

Maddie – La bruma Queen of Hungary

Utilizo esta bruma como una loción tonificante después de utilizar mi limpiador y mi crema hidratante. Hay lociones que tienen alcohol y resecan mi piel, pero la Queen of Hungary deja mi piel con una sensación de frescor e hidratada. Además, con un título como Queen of Hungary, ¿quién se puede resistir?

Natalie – La mascarilla limpiadora

El producto que más me gusta es la mascarilla limpiadora. La utilizo después del bálsamo limpiador una o dos veces a la semana. La primera vez que la usé me sorprendió la sensación de cosquilleo de la que avisan, pero se soporta y después de unos minutos desaparece. Cuando me la quito no puedo dejar de tocarme la cara porque queda súper suave. Tengo la piel mixta y por la mañana ya me aparecen brillos, sin embargo cuando utilizo la mascarilla siento que mi piel está menos grasa.



Natalie Reynolds

Natalie Reynolds

Escritora y Experta

Medio British medio Spanish, desde pequeña me ha fascinado todo lo relacionado con el país donde reinan el té y la lluvia. Fan de coser, la jardinería y de la fotografía, intento llevar un estilo de vida sencillo y beneficioso para el cuerpo. Del mismo modo, me encanta el maquillaje natural, y los productos que intentan ayudar al medio ambiente. En la eterna búsqueda de unas cejas perfectas.